Apóstrofe

 

Estudios sobre el granizo [1 de 5]
Froy-Balam. Estudios sobre el granizo en 5 saltos [1 de 5]. 2015.

Apostrofado en la cornisa de este abismo
Soy Ícaro suspendido en vuelo pleno
Soy de los que regalan semillas
en vez de flores, la tuerca
que cancela el segundero
Pájaro de mal agüero
hasta las manitas de petróleo
tan pesado que no vuela ni camina
y se queda aquí para siempre
con su mala racha, con su mala pata
en taxidermia atrapado.

Una garganta que se cierra en mitad del canto
e irrumpe a carcajadas en los velorios de políticos.
Ave de Esfíndalo en las rocas, vomitando zarzas hirientes
y cornizuelos que arden de repronto
con la fiereza de las hormigas coloradas.
Maestros y compañeros, repitan después de mí:
¿Cuánto debe durar un bostezo en pleno orgasmo?

He quedado solo en la Torre de Babel
y no logro comunicarme conmigo mismo.

Me gustabas cuando eras mi insomnio
porque me desrielabas
y me dolías mis ojos
y andaba emputado todo el día
y odiaba al mundo
y lo mandaba al carajo;
Ahora duermo kilómetros
y el encanto valió madre
te sueño con tu olor de
mecabencincodedos
pégamemásduroquemeencanta
teinvitounacervezaytúpagas
y tengo que despertar de madrugada
a torcerle el cuello al puto cisne.

Prefiero hacer como que vuelo y no
congelarme en cuatro ciénagas
dejarme para mañana aunque me pueda hacer hoy
empañarme solo los anteojos y darme topes contra la pared

Apostrofado al borde de este mar de materia negra
-de materia fecal, de materia de matemáticas a las 7 am-
Me despierto con el almohadazo en el alma
y empujo a contraluz mi plexo solar a la chingada.
La vida es un ave baleada al levantar el vuelo
un ciervo vulnerado a mitad del salto
o un trapecista que enceguece en medio de la carpa,

Es este el punto en el que se alcanza el horizonte
un Horizonte de Sucesos encriptado para siempre
donde la palabra no termina de fugarse de la boca
y el signo no cobra la fuerza de su estirpe cultural.

Demos tumbos para atrás o para delante
vida mía y de nadie
sombra de humo en cocina integral
cilantro rebanado en taco placero
y las lagrimotas de la cocinera
camufladas con el vendaval

Yo miro al cielo porque desde allá baja el agua:
Son serpientes que reptan tierra abajo
con sus lenguas bipartitas olisqueando los temores
urgiendo la caricia suave de la vida que se escapa
en sus escamas.

La vida es una apóstrofo al final de la palabra
[Que indica que el instante último es aspirado]

Apostrofado en el quicio de este edificio en obra negra
mi vida es una litografía en el muro de una barata estancia,
muy bonito el papelito en su marco clavado a la pared:
por encima del horizonte el cielo promete fuego
y un día insoportable de brilloso
azul profundo, azul kodak, loco de gloria e infinito;
debajo las sombras apenas se rasgan para dar paso al vértigo
la velocidad del galope salvaje de un tropel de caballos
quebrando el aguanieve de los charcos,
frío es el sepulcro quebrantado y fríos los huesos que ya tronaron.

Vanidoso y mítico Volador de Papantla, apunto a flechar el cielo
con mis alas de tetra pack engrapadas en la espalda.

Al filo de la barranca, para mí, sólo caballos.

F.

Anuncios

5 comentarios en “Apóstrofe”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s